Subir una colina o visitar un sitio arqueológico de especial belleza, es más fácil y seguro gracias a los ascensores panorámicos inclinados diseñados por Maspero Elevatori para la movilidad pública.

El ascensor inclinado del Bastión de Riva del Garda (“Bastione”)

Para conectar el centro de Riva del Garda con el antiguo bastión veneciano situado en la ladera del Monte Rocchetta en defensa de la antigua ciudad amurallada y su lago, Maspero Elevatori ha diseñado y construido un ascensor inclinado completamente de cristal que, además de encajar perfectamente en el espacio circundante, permite a los pasajeros disfrutar del panorama único del lago de Garda.

En este vídeo el primer viaje del ascensor inclinado de Riva del Garda.

Construido en el año 1507, el Bastión fue completamente restaurado por la Provincia Autónoma de Trento entre el 2007 y 2008, y hoy es un ejemplo excepcional de arquitectura fortificada renacentista.

El ascensor inclinado, de cristal estratificado transparente, diseñado por Maspero para el proyecto desarrollado por el Studio Ingegneri Associati Fontana & Lotti-Lorenzi, tiene una inclinación variable de 37° a 43°, una capacidad de carga de 1.875 kilogramos y permite el transporte de 21 personas. El recorrido de 208 metros hasta el Bastión dura unos 2 minutos, con dos paradas y una velocidad de desplazamiento de 2 m/s.

Hay muchos contextos en los que el transporte de pasajeros tiene que superar las dificultades debidas al territorio y respetar el aspecto medioambiental y paisajístico, así como las características históricas del lugar.

Tecnología y diseño al servicio de la movilidad

La construcción de infraestructuras para la movilidad pública requiere una atención especial a las necesidades de instalación y a las del público que lo utiliza.

Maspero Elevatori ha desarrollado una profunda experiencia en la realización de infraestructuras para edificios de utilidad pública o para el transporte de pasajeros: soluciones seguras, eficientes y accesibles para todos.

El ascensor inclinado construido para el barrio de Quezzi en Génova superó el problema de un terreno morfológicamente accidentado que habría requerido una excavación con demasiado impacto en el territorio y en los costes.

La colina de Penang en Malasia alberga uno de los templos más importantes de la zona, un lugar de importancia histórica y artística visitado cada año por millones de peregrinos y turistas que, gracias al ascensor inclinado, pueden visitar la zona con total seguridad, superando las barreras arquitectónicas.